sábado, abril 12, 2008

Los toros de mayo

La cubierta del tren es brillante, lo veo pasar mientras el viento se lleva la tierra que se adhiere al riel.

EL cielo es claro y las nubes son osadas pero calmas. Osadas por el recorrido, calmas por la forma y el tiempo que dilata la masilla celeste en el paseo.

Ha pasado el tiempo, ha llegado mayo. Me ha pillado el calor y las pequeñas lluvias de San Francisco. Pero los cañones me tiraron.

Camino mientras arrastro tarros de pintura. Dejo una huella pesada en el terreno seco y espinudo.

Apilo los tarros. Sacudo mis manos.

Se ve infinito, pero las maderas lejanas me muestran que hay algo más allá y que es finito y terrenal, que muere además en el vientre del agua.

Llegan ellos.

Disparo.

Dos, tres, cinco, ocho. Perpetuando la situación, manejando el ganado. Hay lluvias de colores mientras ellos se ríen. Ellos no saben.

El calibre mayor, chorros protAgónicos que manchan sus casacas. Ya no sonríen. RGB. RgB. RB.

Los toros, se aproximan.

La paleta HSL. El cielo es fulminante y los trozos se desperdigan en un área mínima.

Ellos no ahondan. Muuu. Muy bien.



Tankiu Pal.

No hay comentarios.:

eXTReMe Tracker