viernes, enero 25, 2008

Nubes en la ciudad

El metro lleva pasajeros, son pocos. Es un día en que las nubes son bajas, hay una lluvia muy suave, y nadie estaba preparado. No importa, la escasez de gente permite que el agua corra sin tropiezos por las calles y que las veredas se refresquen sin salpicones insolentes.
El metro huele bien, la gente esta flotando. Subo. Alguien me mira, está a mi lado, mira mi bolso, una cartera que cambia de forma a maleta, vuelve a cartera, se convierte en bolso, pasa a maleta, el contenido también muta, y las pinturas pasan a ser discos. Ella me mira. Mira mi bolso, pero en realidad mira mis pies. Se decide, me habla, sus palabras se truncan y yo levanto el bolso ahora maleta, después big bag, dice que le gusta mi bolso, su mutable forma. Me mira y salta. Ella va sentada. Sigue mirándome. Se queda en silencio. Tomo su mano y le digo que la lluvia cesará pero que el viento tibio continuará cuando bajemos. Sonríe.
El metro cambia, se va lejos.

No hay comentarios.:

eXTReMe Tracker