lunes, octubre 16, 2006

Ilustre

Quiero desaparecer mi celular. Su origen me molesta, su uso y funcionamiento es patético. Timofónica es lo peor, pero ya un celular en su ser singular es catastrófico. Más si tiene información en su interior. Hoy mi celular perderá su memoria, ya no tendrá números ni mensajes. Comenzaré a recuperar mi memoria y aprenderé a escribir de manera manuscrita again. Agenda de papel? papelitos flotantes? pegatines en mi cerebro? no lo sé.

2 comentarios:

Fernanda dijo...

Yo igual le tengo fobia a los celulares. Lo odio, pero lo necesito a la vez. Qué triste!

Jaskask dijo...

Fernanda: si, es triste, ahora lo tengo en silencio eterno, es un primer paso. Querré ser iluminada? Besos!

eXTReMe Tracker